Estamos abiertos a recibir sugerencias y comentarios. Contáctanos: tocandopuertas20@gmail.com

lunes, 29 de noviembre de 2010

Nuestra Señora de Guadalupe

12 de diciembre

Monición de entrada:

Hoy celebramos, con especial alegría, la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, Reina del pueblo mexicano y patrona de toda América.  Esta fiesta es una de las más estimadas y celebradas por nuestros pueblos de nuestro continente americano.  Esta fiesta está situada a muy pocos días de otra gran celebración mariana: la de la Inmaculada Concepción; también se sitúa en un tiempo “fuerte” del calendario litúrgico: el Adviento.  El Adviento es el tiempo mariano por excelencia, ya que María es el principal modelo de la espera de Cristo.  De pie, por favor para cantar con alegría y júbilo el canto procesional.

Isaías 7, 10-14 (La virgen está en cinta)

Este texto del profeta Isaías nos ofrece tres elementos dignos de tomar en cuenta: 1) la señal, 2) el niño y 3) la joven.  La joven era conocida del rey, seguramente era su esposa de hacía poco; lo que no se puede saber es si ya estaba encinta o lo estaría poco después.  Presten atención.

O bien

Eclesiástico (Sirácides) 24, 23-31 (Regaré mi huerto y empaparé mis jardines)

El texto que vamos a escuchar en breves segundos, como primera lectura es, tomado del libro del Eclesiástico o Sirácides; es parte de un himno en elogio a la Sabiduría.  Escuchen atentos, hermanos, este importante mensaje.

Gálatas 4, 4-7 (Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer)

En la lectura que se proclamará a continuación, Pablo, escribiéndoles a los cristianos de Galaxia, hace una condensación del tema de la Encarnación.  Se expresa la condición fraterna del Redentor “nacido de una mujer, nacido bajo la ley”.  Escuchemos atentos, hermanos, la exhortación de san Pablo.

Lucas 1, 39-48 (Visita de María a Isabel)

San Lucas nos presenta el anuncio del ángel Gabriel, donde María después de haber recibido el anuncio y después de haber concebido en su seno al Hijo de Dios, el autor de la vida, ella siente la necesidad de ir en ayuda de su parienta, quien en edad ya avanzada está también embarazada.  Abran muy bien sus oídos, pónganse de pie y entonemos el Aleluya, para la proclamación del Evangelio.

Oración Universal

Después de cada invocación, diremos: “Escúchanos, Padre
Por la Iglesia, nuestra diócesis y nuestra parroquia, para que, como María sea pobre y humilde y ponga toda la esperanza en su Señor.  Oremos.

Por el Papa Benedicto, por nuestro Obispo N. y por nuestro párroco N., para que tengan siempre en su corazón el gozo que viene de Dios y lo sepan transmitir con su espíritu fraterno.  Oremos.

Por nuestras familias, y por todas las familias de nuestra comunidad parroquial y diocesana, para que aprendamos a querernos más y procurar el bien de todos, y nos ayudemos a crecer en la fe y en la esperanza.  Oremos.

Por nuestros jóvenes, para que a ejemplo de María, procuren descubrir cuál es la voluntad de Dios para sus vidas y sepan seguirle en la vida religiosa y sacerdotal.  Oremos.

Por cada uno de nosotros, para que experimentemos siempre la protección de María Nuestra Señora de Guadalupe y sepamos, como ella, ofrecer a Jesucristo al mundo. .  Oremos.

Exhortación final
María, Virgen
Esperanza nuestra,
De Jesús la aurora,
Puerta del cielo.
Madre de los hombres,
estrella del mar,
llévanos a Jesús.
Danos sus promesas.
Eres Virgen Madre:
la llena de Dios,
la esclava del Señor.
Hoy venimos a pedirte:
que seas nuestra protectora
y que acompañes nuestro caminar
Hacia tu Hijo, Jesús,
y hermano nuestro.

Amén.
 Preguntas, comentarios y agradecimiento a: Domingo Vásquez Morales, C.Ss.R.

Todo el material de esta publicación está libre de restricciones de derechos de autor y puede copiarse, reproducirse o duplicarse sin permiso alguno.  Sólo tiene que hacer una oración por las vocaciones redentoristas del Caribe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada